A un año de Tokio 2021, Argentina se prepara con la ilusión intacta

by Rocío García
579 views

Si el mundo hubiese mantenido su ritmo normal, este viernes 24 de julio, las selecciones masculina y femenina de vóley iban a ingresar al Estadio Olímpico de Tokio junto al resto de la delegación argentina como protagonistas de la ceremonia inaugural de los Juegos Olímpicos. Sin embargo, la pandemia de coronavirus (COVID-19) se adueñó de la escena, sacudió todos los esquemas y postergó las ilusiones un año más.

Serán 365 días más de planificación, de rearmado de calendarios y de tratar de equilibrar la ansiedad con la concentración para los equipos que dijeron presente en Río de Janeiro 2016, aún en un contexto que sigue gobernado por la incertidumbre y que tiene a los científicos de todo el planeta unidos en la carrera por encontrar una vacuna y un tratamiento que combata la enfermedad.

«Es complicada la situación porque ahora el equipo estaría terminando de pulir detalles para llegar lo mejor posible, pero estamos entrenando como se puede», explica Martín Ramos en diálogo con Somos Vóley, poniendo en palabras las sensaciones que por estos días recorren su mente.

Azul Benítez, partícipe del inolvidable Preolímpico disputado en Bogotá que selló la clasificación olímpica de Las Panteras, complementa: «La noticia de que los Juegos se habían aplazado la sabemos casi desde principio de año, entonces la fuimos asimilando de a poquito. Y si bien Hernán (Ferraro) todavía no había dado la lista, es duro pensar que en este momento capaz hubiésemos estado en un Juego Olímpico».

Como tantas otras decisiones, la postergación de la cita deportiva que resolvió el Comité Olímpico Internacional (COI) tiene sus pro y sus contra. Es que a contracara de la frustración que genera tener que estirar durante otro año un objetivo que estaba tan cerca, sumado a la obligación de modificar el calendario, para Ramos y Benítez, los 12 meses venideros son un tiempo prudencial para que los seleccionados vuelvan a encontrar su sintonía y recuperar el tiempo perdido para llegar de la mejor manera a Tokio, la ciudad donde el vóley hizo su presentación olímpica en 1964.

«Tenemos mucho tiempo todavía como para llegar bien. La mayoría está entrenando en sus clubes o municipios, así que ya estamos haciendo algo más parecido a lo que hacíamos habitualmente, por eso no creo que cuando nos juntemos sea tan difícil la vuelta. Pienso que con uno o dos meses ya nos vamos a poner bien a tono con lo que veníamos haciendo antes de la cuarentena y el equipo puede llegar en las mejores condiciones», afirma la armadora de River. Mientras que el central es más cauto: «Va a llevar unos meses, pero al seguir entrenando como se pueda y manteniendo la rutina del trabajo, espero que cueste menos de lo pensado».

Con la prioridad puesta en la vuelta a la competencia de clubes, los conjuntos dirigidos por Marcelo Méndez y Hernán Ferraro ya tienen un plan de retorno a la actividad, que fue elaborado por ambos cuerpos técnicos en conjunto con la dirigencia de FeVA y especialistas, y recibió la aprobación del ENARD y de la Secretaría de Deportes de la Nación.

«Ahora tenemos toda una temporada con los clubes para volver a tomar ritmo y eso nos va a venir bien. El año que viene, cuando nos juntemos, vamos a poder entrenar todos para recuperar este año», sostiene Ramos, que tras nueve años, se muda de UPCN Vóley de San Juan al Narbonne de Francia con expectativas altas y el deseo de «seguir creciendo como jugador».

Dentro de exactamente un año, el 24 de julio de 2021, los dirigidos por Méndez y Las Panteras (debutan el 25 pero por la diferencia horaria será el 24 en nuestro país) estarán haciendo su estreno en unos Juegos Olímpicos cuya cuenta regresiva se reseteó y volvió a empezar, aunque la ilusión argentina sigue estando intacta.

Rocío García

Comentarios

comentarios

Relacionadas


Desarrollo Web Efemosse Sistemas