Hoy es el cumpleaños de:  Fabián Mora ¡¡¡Viajá a la costa con el mejor!!! VOLEYRADIO: Morgan lo hizo - ¡¡EN VIVO!! Mandanos tu foto a FACEBOOK VIDEOS TOP Parte 1 y Parte 2 Ranking Mundial FIVB ¡¡¡CAPACITACIÓN!!! *** TORNEOS EN TODO EL PAÍS ***


12-03-2011 INFERIORES 2011

San Guillermo, un lugar tentador

Este es el vóley que se alterna con la paz sanguillermina

Dejo todo y me pongo un bar en San Guillermo. O un ciber. O una canchita de fútbol 5. Algo que sirva de excusa para trocar la (por momentos) intratable locura porteña por esta paz santafesina. No es que reniegue de mi ciudad, pero la bienvenida de San Guillermo a Somos Vóley fue más que tentadora, como para originar este delirio.

Un poco de información para ayudar a la imagen: San Guillermo es una localidad ubicada al noroeste de la capital santafesina, bien pegadita a la provincia de Córdoba, con alrededor de 8000 habitantes, aunque algo menos de la mitad pertenece a la zona rural. Es decir, más o menos 5000 almas en el casco.

Apenas abandonada la ruta para entrar a la localidad, se erige el Club Unión Cultural y Deportiva San Guillermo. Predio coqueto, con mucho verde, canchas de tenis, de paddle, de fútbol grande y los polideportivos en los que el vóley batalla por su espacio. Una vez al año, ya por tercera ocasión, les gana a todas las otras disciplinas y se convierte en el centro de la escena, con el Torneo Nacional que va en crecimiento.

En esta tercera edición se volvió a subir la barra en cuanto a número de equipos y además se quebraron las fronteras, con la llegada de dos equipos de Uruguay. La curva de proyección, por ahora, es ascendente. Sin embargo, ni aún convertido en el centro de la escena, el vóley basta para romper la paz que gobierna el ambiente.

Parte de la cocina (literal) de San Guillermo

Recién bajado del micro, palpito que el día comienza recién después de las campanadas tempraneras de la iglesia. Los autos empiezan a pasearse, literalmente: siempre con una velocidad que denota que no hay pereza, pero tampoco prisa. Y todos se saludan, con la misma cordialidad con la que el torneo es llevado adelante por “el Edu” y toda la gente del Club San Guillermo: las chicas de las categorías más grandes, las madres de la cocina, los padres arriba de las chatas.

En la hora de la siesta, por la calle sólo se escuchan los silbatos de los árbitros y los festejos provenientes del gimnasio, pero no basta para romper la tangible calma, presente tanto en el pegajoso calor del viernes como en el gris vaticinio de lluvia del sábado.

A la noche, la ciudad vive. Con las puertas abiertas de par en par, la gente sale con su silla a tomar el fresco de la noche poblada de estrellas, imagen que el tiempo dejó atrás en los barrios urbanos y conurbanos de la Capital. Por ahí, espiando en una casa, veo a varios muchachos con la sola preocupación de jugar al ping-pong. Nada de sufrir por las maldades de Cristian U. en Gran Hermano o por una conexión de wi-fi intermitente.

¿Envidioso, yo? Un poco. Es que la receta es perfecta. Una porción grande de paz y tranquilidad condimentada cada tanto con nuestro querido vóley, para darle más sabor. Por lo pronto, Somos Vóley se irá de San Guillermo con la promesa de volver.

Desde San Guillermo, Sergio López
sergio@somosvoley.com

Recibí en tu mail las noticias actualizadas de Somos Vóley con nuestro nuevo servicio "NEWSLETTER SV", te informamos y entretenemos.
Suscribite aquí
HACK
HACK