Fuerza familia Amieva, el vóley los abraza fuerte: QEPD Carli

by Eugenia Candal
461 views

En la madrugada de este jueves falleció Carlos Amieva, reconocido entrenador de voley y beach volley de Tunuyán, Mendoza, y quien desde el domingo estaba peleando por su vida. Somos Voley acompaña a la familia y amigos en este momento de tremendo dolor y en especial a Bauti, Flor, Juan Cruz e Ignacio, sus cuatro hijos.

En las primeras horas del último domingo, Carlos Amieva fue golpeado violentamente en la calle cuando él manejaba su auto y dos pasajeros de una Hilux quisieron pasarlo. Eso desató una discusión y Amieva recibió una golpiza de la que no pudo salir. Los dos hombres que lo agredieron fueron detenidos después de escaparse esa noche.

Carlos Amieva, la historia de un buen tipo, por Ricardo Guinsburg (Sitio Andino)

Carlos Alberto Amieva, el «Carly» para casi todo Tunuyán era un pibe del centro, desde su nacimiento el 01/10/68 se caracterizó por su amor al deporte y su voluntad de involucrarse en las actividades sociales de toda índole, un chico vivaz, inquieto, buen tipo, amigo de sus amigos y solidario con quién lo necesitara.

Desde siempre sintió pasión por el voley y, allí, entre las redes y las pelotas por el aire nació su amor con Paola Tarditti, su compañera de vida, que falleció en Julio del 2017, con quién tuvo cuatro hijos, Florencia, Bautista, Juan Cruz e Ignacio. Juntos formaron lo que se puede llamar una familia caracterizada de Tunuyán, con múltiples actividades sociales y, desde siempre, el voley dando vueltas en su vida.

Fue jugador y técnico, uno de los responsables de ese auténtico milagro deportivo que beach voley sea casi un sinónimo de Tunuyán, al menos dentro de la Provincia. Por sus manos como formador pasaron los equipos multi campeones del voley mendocino, los que llegaron a brillar en Liga Nacional, fue entrenador de la Selección Argentina de beach y  la medalla olímpica  de «Leo» Aveiro lo tuvo como uno de sus artífices y, en el año 2018 la tremenda satisfacción que su hijo, Bautista, fuera ganador también del bronce olímpico en los juegos de Buenos Aires.

En la faz laboral también se desempeñaba como docente de computación en la Escuela Vicente López y,  no solo ocupaba  las horas en transmitir conocimientos a los jóvenes,  sino también en inculcar valores de vida, es por ello que era habitual verlo en los recreos rodeado de alumnos riéndose a carcajadas y, muchas veces, escuchándolo en silencio.

Comenzó a trabajar  en Medios Andinos en Julio del 1993,  cumplía funciones de operador y camarógrafo, era el tipo siempre dispuesto a dar una mano para solucionar los inconvenientes y el creativo de aportar nuevas ideas siempre con un solo objetivo, tener el mejor producto al aire.

Deja un vacío muy difícil de llenar, no serán iguales las mañanas en la producción conversando  los temas a cubrir y la forma de tratarlos, se extrañará sus comentarios risueños en el grupo de WhatsApp y su humor mordaz y sarcástico, tal vez no tendremos la tranquilidad que todo el material que dejamos  producido estará editado llegado el momento de salir al aire, porque el siempre lo terminaba; nos faltarán sus aportes permanentes desde la calle cuando veía algo que merecía la pena e inmediatamente lo grababa y avisaba a sus compañeros de prensa.

Nos duele, mucho, nos quedamos con la imagen del último asado compartido, entre Navidad y Año Nuevo, donde pudimos hablar de su sueño, obviamente  vinculado al voley, por la propuesta que le había llegado para ir a dirigir nada más ni nada menos que a los Emiratos Arabes, y a la que había dicho que no «Por los chicos, la Flor (Florencia) y el Bauti (Bautista)  está mas o menos encaminados, pero el Tuki (Juan Cruz) y el  Ignacio,  son  chicos todavía»… eso no brinda una idea del Padre que era, dejaba pasar una oportunidad soñada, por pensar en sus hijos.

El Carly se fue de viaje, seguramente se encontrará con su amada Paola en el cielo de las buenas personas y desde  allí cuidarán, como lo hicieron siempre,  de sus hijos. 

Comentarios

comentarios

Relacionadas


Desarrollo Web Efemosse Sistemas